Rechercher
  • Lorena López Suárez

De la fantasía a la acción.

Explora tu creatividad para materializar tus sueños


«Desarrolla interés en la vida según la estás viendo: en la gente, en las cosas, en la literatura, en la música; el mundo es tan rico, bulle con espléndidos tesoros, con almas hermosas y personas interesantes. Olvídate de ti mismo». Henry Miller


La creatividad es un negocio espiritual, un verdadero acto de fe…

Hoy estoy escribiendo sobre una mesa lacada de marrón oscuro en un pequeño café que observa al norte, más allá del corazón de París, hacia Europa. Estoy sentada en un extremo del costado occidental del río Sena que, de por sí, ya es un país en sí mismo. Estoy aquí porque la fantasía me hizo un llamado desde hace ya un par de años y, como soy obediente a la aventura, ahora mis pies tocan firmes este suelo que es más real y abrumador de lo que parecía en mis sueños.


Es posible que París carezca de territorio suficiente para contener a una densidad poblacional de visionarios cada vez más alta. Transeúntes enamorados del romance, chefs que sueñan con la estrella michelín, músicos y bailarinas que apuestan a ser bañados por la aureola de la fama en la ópera garnier, intelectuales que dan rienda suelta a sus estados de elevación filosófica o artistas y escritores que enarbolan con su arte o sus ideas el corazón de las masas. En el pont des arts las pinturas y violines son tan recurrentes y estruendosos como las gallinas cacareando en la finca de mi abuela.


Aquí son parte del paisaje los museos y los libros abiertos de los poetas que se cuelan sobre las mesitas de los cafés, que más parecen ser la casa favorita de los soñadores. Entre la Sorbonne o Science Po fluyen en el aire las ideas libertarias e innovadoras de jovencitos desgarbados o de ancianos experimentados. Todos los visionarios: músicos como poetas; escritores como filósofos o artistas guardan un secreto común: han soñado, y sus sueños han debido probar tantos las sequías interminables del desierto, como los manantiales placenteros del paraíso hasta ser puestos en el mundo de la acción.

Hace días, en uno de aquellos cafecitos, reflexionaba sobre las dunas de ese desierto por el cual se cuelan nuestros sueños, esos que nos impiden crecer y expandirnos. Allí recordaba, a propósito, las palabras de un gran amigo que siempre soñó con salir de su país natal, viajar para estudiar artes plásticas, pero nunca se atrevió... Sí, me refiero a los monstruos silenciosos que carcomen el brillo del alma: las dudas, las inseguridades, la arrogancia o los temores. ¿Con cuánta fuerza nos gritan a veces los razonamientos de la mente para convencernos que nuestros sueños no valen o nuestras ideas creativas no son lo suficientemente buenas? ¿Con cuánta saña, de perro furioso, nos atacan nuestros temores o inseguridades, falsos pensamientos del ego, para pisotear nuestro coraje, esa cualidad del alma que lucha para dejarnos en libertad y salir al mundo a OTORGAR, a dar a otros lo mejor que llevamos dentro?.


¿Hasta qué punto seguiremos permitiendo que las voces menguantes de nuestros pensamientos nos impidan llevar a la acción nuestras ideas o sueños creativos? quizás sea esta la hora de despertar para darnos cuenta que la vida es energía constantemente creativa, que la creatividad hace parte del orden natural de la vida y que, al ser creaciones que funcionan acorde con la naturaleza, estamos destinados también a crear, envolviéndonos en esa profunda conexión circular del flujo de la vida. Usar nuestra creatividad para materializar ideas, planes, sueños, es devolver el regalo que la naturaleza nos ha dado, es abrirse al buen camino, es recordar que nuestros anhelos más profundos, nuestros sueños creativos provienen de la fuente infinita de amor, de divinidad, y que ella tiene el poder para hacerlos realidad .


"Cada hoja de hierba tiene su ángel inclinándose sobre ella y susurrando “crece, crece!”, reza el Talmud.



Un poco de soledad para poner en orden las ideas:


Por qué ciertos libros, ideas, canciones, imágenes nos hablan tanto, ¿al punto de empujarnos a un cambio? Una respuesta tiende a apuntar hacia el espacio-tiempo que ellos instalan. La experiencia creativa, en todas sus formas, autoriza el ejercicio de la reflexividad.


En nuestras vidas densas, hiperconectadas, hiper estimuladas, el espacio imaginario que se descubre en la exploración silenciosa, abre un teatro de posibilidades al margen del mundo, al costado de su tumulto e influencias, allí donde, finalmente, podemos estar en sí: soñar, pensar, cuestionarnos, tirar los hilos y entrelazar ideas. Proust lo evoca tan refinadamente que es inevitable dejar de citarlo: “El milagro fecundo de una comunicación en el seno de la soledad”.


Actos como tomar uno de esos libros favoritos que nos apasionan y leerlo en reverencial silencio son, como séneca lo concibió, un trampolín hacia la vida espiritual. Un verdadero acto de meditación, un viaje mental en el que nos comunicamos con nuestro propio mundo interior.


Es el silencio la herramienta clave para encontrarte frente a ti, descubrir tus propios pensamientos, explorarlos, agarrarlos por los cuernos, ponerlos en orden y aprovecharlos a tu favor. Los mejores planes de acción emergen cuando puedes saber lo que piensas, conoces tus ideas, te comunicas contigo mismo y das forma al peregrinaje que deberías recorrer para lograr lo que hasta ahora te ha parecido imposible de lograr.


Todo visionario que ahora recorre el París de sus sueños, o el paraíso de sus fantasías, lo ha logrado porque tuvo la certeza de que su mundo imaginario podía tornarse real bajo sus pies, se armó de coraje, planificó y tomo las decisiones que lo llevaron a la acción para ir a por ello.



Toma acción


Una vez realizamos nuestro proceso reflexivo, solitario, y planificamos el peregrinaje hacia la realización de nuestros sueños y metas: conociendo con detalle y por escrito el cuándo, cómo, con cuáles recursos contamos o cómo obtenerlos y en qué plazo, la puerta hacia el paraíso empieza a abrirse, la magia se activa y el universo comienza a caminar a la par tan solo porque también decidimos dar un primer paso y tomamos acción para llevarlo a cabo.


Usa la determinación y fuerza de voluntad


En el camino, con certeza, aparecerán quienes encuentren “demasiado inquietante” nuestras decisiones, las acciones para lograr nuestros sueños y el coraje para sacar desde nuestro mundo interior la fantasía y transformarla en realidad o en un proceso creativo. Mantente alerta al sabotaje de los drenadores de sueños, pues ellos suelen estar tan bloqueados que ven como una amenaza a su ego tu determinada voluntad para crear, para materializar sueños. Recuerda siempre el mantra de Albert Camus “lo que no me mata me hace más fuerte”.


No insultes más a tu alma que te clama a gritos que la dejes brillar, no calumnies más a ese deseo interno que lucha por salir de ti para crear y en ello otorgar el bien a otros. No importa si tu creación es la materialización de un viaje, la creación de una composición musical, la reforma de tu casa, la construcción de un puente o la pintura de un cuadro, no interesa si consideras a ese sueño que llevas escondido grande o pequeño, siempre tienes algo para darte y dar a otros de tu luz. Comprométete con tu alma y toma acción, pues es la única manera de sentirte realizado o realizada, con la plenitud que siempre has añorado y la felicidad permanente que ya te está esperando.



Por favor, Dios, vida, Universo, fuerza superior, enséñanos a comprender nuestros miedos y el de los demás, ayúdanos a amarnos y a amar a los demás de manera profunda e intensa. Ayúdanos a sanarnos y a sanar al mundo con ideas creativas. Oriéntanos para desarrollar nuestras vidas según tus planes y no según nuestra baja autoestima. Ayúdanos a creer en nuestro potencial y a crear algo nuevo cada día para otorgar como un acto de profunda veneración hacia ti.



Sobre la autora:

Disfruto apoyando a las personas a conocerse así mismas, entender cómo trabajar en equipo en el mundo de hoy, a empatizar desde el propósito de cada ser, conectarse con otros y vivir en felicidad. Me encanta servir a otros para que descubran y lleven al máximo potencial su propósito de vida, gestionen sus emociones y habilidades. Coherente con mi propósito de enseñar y compartir lo que he aprendido desde mi experiencia profesional, personal y mis descubrimientos en los múltiples viajes que he hecho desde hace muchos años, he creado el movimiento Conexión Circular, desde el cual trabajo por el desarrollo personal, especialmente de mujeres, y el liderazgo, pues estoy convencida que una persona segura de sí misma, amorosa y que está cumpliendo su propósito es un poderoso líder multiplicador de bienestar en el mundo.




9 vues0 commentaire

Posts récents

Voir tout