Rechercher
  • Lorena López Suárez

El futuro de la educación

Mis à jour : 19 juin 2020

Hay un reconocido problema alrededor del mundo respecto al sistema de educación. Niños desinteresados, calificaciones bajas, violencia y perturbaciones de orden. Todos estos factores son testigos de que el sistema educativo en muchos países se ha convertido en un sistema disfuncional.


Algunos de estos problemas tienen origen en la estructura del sistema educativo y en su inhabilidad para adaptarse a los cambios. Por lo tanto, es necesaria una transformación. No mucho ha cambiado en las escuelas desde sus inicios durante la revolución industrial, ya hace algunos 200 años. Salones de clases abarrotados, niños sentados detrás de un pupitre, sentados sin moverse por largos periodos de tiempo, pocos recreos, una amplia cantidad de información innecesaria para ser memorizada etc., es todavía la norma hoy en día. En los días en que las escuelas fueron establecidas, había una necesidad genuina de educar a las masas de trabajadores, los cuales iban a llenar los rangos de líneas de asamblea.


Por consiguiente, la actual estructura de las escuelas refleja una perspectiva muy corta del concepto de educación. La Enciclopedia Británica define la educación de la siguiente manera: “La educación puede ser pensada como la transmisión de valores y acumulación de conocimientos de la sociedad. En este sentido, esto es equivalente a los términos científicos sociales, socialización o enculturación. Los niños aunque se han concebidos en las tribus de Nueva Guinea, los Renacentista Florentinos o la clase media de Manhattan, nacen sin cultura. La educación esta designada a guiarlos en aprender una cultura, moldeando sus comportamientos en su camino a la edad adulta y dirigirlos eventualmente a sus roles en la sociedad. “Sin embargo, a las escuelas hoy en día les falta acierto para preparar estudiantes con las herramientas necesarias con las cuales puedan continuar su educación en escuelas profesionales o  universidades. Las escuelas no educan en el completo sentido de la palabra.”[1]

La educación, como ha sido descrita, no es más que el abastecimiento de conocimiento, es un proceso para diseñar la personalidad y el comportamiento de cada uno de nosotros. Ciertamente, la esencia de la educación es enseñar a los estudiantes cómo salir adelante con la vida y qué hacer para genuinamente tener éxito en la vida. Una escuela que enseña solo a memorizar información es irrelevante en la realidad moderna. Quizás por esto es que los niños pasan la mayoría de su tiempo anticipando y anhelando el final del día escolar.

A la luz de todo lo mencionado arriba, hemos llegado a la conclusión de que se requiere con urgencia un cambio fundamental. Necesitamos examinar los desafíos que el mundo moderno nos presenta y ver si la actual educación que proveemos cumple suficientemente con esos nuevos desafíos.

En la realidad moderna, nuestro mundo se ha convertido en una villa global en los aspectos políticos, sociales y económicos. Así, desde el momento en que nos unamos los unos a los otros, perdemos la habilidad de continuar dirigiendo nuestras vidas por valores de narcisismo y trato con indiferencia hacia los otros. Estos valores quizás fueron útiles en el viejo e individual mundo egocéntrico. Desde el momento en que la humanidad se volvió integral y se unió en un sistema global, las reglas que le aplican se han vuelto las mismas reglas que se aplican en todos los sistemas integrales de la naturaleza.


El cuerpo humano es un ejemplo de tal sistema integral. Dentro de nuestro cuerpo, la cooperación y armonía (conocida como homeostasis) entre todas las células permite al cuerpo mantener una salud apropiada. Para mantener la salud cada célula opera de acuerdo al interés de todo el organismo. La armonía entre todas las células convierten al cuerpo saludable en la sorprendente máquina que es y la salud del cuerpo contribuye a la salud de cada individuo.


La manera en la que las células del cuerpo operan manifiesta la ley de la garantía mutua en reciprocidad, que aplica a todas las conexiones multilaterales en la naturaleza. Ciertamente, la sostenibilidad del sistema depende de las relaciones reciprocas entre los elementos que la constituyen.


Por esta razón, mientras continuemos relacionándonos los unos a los otros de una manera egoísta, en contraste con el mundo integral en que nos hemos convertido, estaremos actuando en discordancia con las leyes de la naturaleza. Haciendo esto, seremos como células que son parte de un organismo pero que consumen solo para ellas mismas. En este caso, el resultado de estas células en el cuerpo humano provocará un tumor canceroso. En el caso de la humanidad, los resultados se ven reflejados en una crisis social multifacética y con multicapas.


Para resolver esta crisis debemos ajustar nuestra rede de conexión y convertirla en global. Cada persona debe reconocer la naturaleza del mundo en que vivimos y entender que en el siglo 21 la vida personal de uno depende de nuestras actitudes hacia los demás. Por esta razón, debemos educar a las personas a ser sensitivos con los demás, bondadosos y responsables en el enfoque al mundo.

En el siglo 21, el mundo necesita mucho más que una solución económica o política para sus problemas. Lo primero, y más importante que todo, este necesita una solución educacional.

Un sin número de estudios y libros han determinado que el elemento principal en el moldeamiento de la personalidad de una persona joven es su entorno. Por esta razón, educar de verdad significa poner a un niño en el entorno correcto, en uno que afecte con resultados y valores  positivos. Para criar a una generación que no perpetué y que aniquile la crisis que el mundo está experimentando actualmente, debemos de crear un entorno social diferente para nuestros hijos.

Desde una temprana edad, los niños necesitan crecer entendiendo  que el egoísmo, el deseo de recibir a costa de los demás, es la primera causa de sufrimiento en el mundo de los adultos. Al mismo tiempo, debemos enseñarle a los niños (usando varios asistentes de maestros) que las relaciones basadas en la consideración mutua, tolerancia y entendimiento de los demás facilita la armonía y nos permite la continuidad de la vida.

Los diez principios más importantes en el método de la educación integral son:


1.El entorno social construye a la persona: El entorno social de los niños es el elemento principal que los afecta. Por esta razón, debemos crear entre ellos una “sociedad de miniatura” donde todos se preocupen por todos. Un niño que se críe en un entorno como ese no solamente va a prosperar y a tener éxito en expresar su potencial de creatividad, sino que también va a enfocarse en la vida con un sentido de propósito y va a desear crear una sociedad similar en el entorno escolar.


2.Ejemplo personal: Los niños aprenden mediante los ejemplos que les proveemos, tanto por parte del personal de educadores y padres así como por medio de los medios de comunicación y otros contenidos públicos a los cuales ellos están expuestos.


3.Igualdad: Durante el proceso de aprendizaje, no debe de haber un maestro sino un educador. Aunque el educador tenga más edad, este debe de ser percibido por los estudiantes como “uno de ellos”, un compañero. De esta manera, el educador puede gradualmente “levantar” a los niños en cualquier aspecto de estudios (informacional y también en lo moral y social). Por ejemplo, durante la clase los niños y educadores se sientan en un círculo, hablan y todos son tratados como iguales.


4.Enseñando mediante juegos: mediante los juegos, los niños crecen, aprenden y profundizan su entendimiento de cómo las cosas están conectadas. Los juegos son una herramienta en el cual los niños conocen al mundo. De hecho, los niños no aprenden palabras escuchándolas. Ellos aprenden mediante la experiencia. Por eso es necesario introducir juegos como un método primordial para trabajar con niños. Los juegos deben de ser creados de una manera que los niños vean que no pueden tener éxito solos, sino que solo lo lograrán con la ayuda de los demás, que para tener ese éxito ellos deben de hacer concesiones y que un entorno social bueno solo puede hacerles bien.


5.Salidas semanales: Todas las semanas debe de haber un día de salida cuando los niños dejen la escuela y vayan a un lugar en el campo u otra localización, dependiendo de la edad de los niños. Esos lugares pueden ser parques, zoológicos, factorías de todo tipo, granjas, estudios de películas o teatros. También, los niños deben de ser enseñados sobre cómo opera el sistema que afecta nuestras vidas. Tales sitios que pueden ser visitados son: la policía, el correo, hospitales, oficinas de gobierno, asilos y cualquier otro lugar en el que los niños puedan aprender sobre el proceso que facilita la vida en nuestro mundo. Antes de las salidas, durante y despuédeben de haber diálogos en los que se les explique lo que ellos van a ver o lo que vieron, cómo se compara con sus expectativas, sus conclusiones etc…


6.Los niños con más edad les enseñan a los niños de menos edad: los grupos de niños que tengan más edad “adoptan” grupos de niños con menos edad, mientras que los grupos de niños le dan tutoría a los niños que son más jóvenes. De esta manera, todos se sienten parte del proceso de aprendizaje y adquieren las herramientas necesarias para la comunicación con los demás.


7. “Pequeña corte”: como parte del proceso de aprendizaje, los niños deben de actuar en situaciones con las que se encuentren en la vida diaria: envidia, lucha por el poder, engaño etc... Ellos deben de actuar estas situaciones y tratar de escudriñarlas. Mediante tales experiencias, los niños van aprender a entender y hacer sensibles a los otros. Ellos entenderán que los demás pueden estar en la derecha también, a pesar de que no lo acepten en ese momento. Ellos verán que mañana ellos pueden encontrarse en una situación similar y toda persona y todo punto de vista tiene su lugar en el mundo y que todos deben de ser tratados con tolerancia.


8.Grabación de actividades en video: Es recomendado que todas las actividades en las que los niños participen sea grabada, para luego ser vista y analizada junto con los niños. De esta manera,van a poder ver como reaccionaron o se comportaron en ciertas situaciones. Ellos van a poder analizar los cambios por los que están pasando y desarrollar la habilidad de introspección.


9.Pequeños grupos con varios educadores: Es muy recomendado que todo grupo de 10 estudiantes tenga un equipo de dos educadores y un profesional.


10.Apoyo de padres: Los padres deben de apoyar el proceso educacional que se lleva a cabo en la escuela. Hablar con los niños sobre la importancia de los valores inculcados en las escuelas, dar un ejemplo personal de esos valores en su comportamiento y completamente abolir la inculcación de otros valores. Por este propósito, también deberían de haber cursos para los padres.


Fuentes del artículo: Arvut movement Israel.

6 vues0 commentaire

Posts récents

Voir tout